BLOGS + BlogLectores Violencia y conflictos sociales Posteado por Ma. Antonia de Fuentes agosto 23, 2011 a las 6:53pm

El tema del Bajo Aguán sigue fuera de control. Las muertes sobrepasan las cuarenta en los últimos tres años y todas tienen su raíz en el conflicto por tierras que no se ha logrado resolver.

En agosto los crímenes han sumado 14. El último es el asesinato a balazos de Pedro Salgado, vicepresidente del Movimiento Unificado Campesino del Aguán, Muca, junto a su esposa, Reina Mejía. El informe indica que Salgado fue degollado después de muerto.

Lo que no se comprende es que el conflicto se dio por terminado en junio pasado y así se publicó en los medios de comunicación cuando el presidente Porfirio Lobo suscribió un acuerdo con el empresario Miguel Facussé, para comprarle unas 4,000 hectáreas que se iban a entregar a los campesinos organizados en la zona. Dos meses después lo que hay es más violencia porque  el tema sigue pendiente.

Dirigentes del Muca han declarado que las últimas muertes tienen que ver con la tenencia de las  tierras y han exigido una investigación seria porque dos días antes de la muerte de Salgado, la víctima fue otro dirigente campesino, Secundino Ruiz, asesinado tras salir de retirar dinero de un banco en Tocoa, Colón.

Ruiz era presidente del Movimiento Auténtico Reivindicador de Campesinos del Aguán, Marca, y al momento de su asesinato estaba acompañado por el tesorero de la institución, Eliseo Pavón, quien resultó herido en la cabeza.

Lobo declaró que en el Aguán “se pondrá orden”, pero lo mismo ha asegurado cuando se le pregunta sobre el caos en educación que ya tiene muertos que agregar a las estadísticas de conflictos sociales en su administración.

El Gobierno debe enfocarse en resolver estos dos conflictos sociales que están desestabilizando y siguen profundizando la división y deterioro del país, y dejar de impulsar otras polémicas que solo distraen al público y a los periodistas que caemos con frecuencia en ese juego.