10 de Noviembre de 2014

Hagámoslo en familia

Doblarse por el dolor, eso significa Chikungunya en makonde, lengua hablada en el sureste de África donde hasta hace apenas unos meses se había mantenido la enfermedad. Quien la padece literalmente se dobla por el intenso dolor en las articulaciones.

El virus llegó a América en 2013 y se ha ido expandiendo de país en país entre la población más vulnerable por la falta de prevención y por las lluvias que favorecen la propagación de los mosquitos.

Esta enfermedad es transmitida por el mismísimo Aedes Aegypti, la especie contra la que hace años luchamos en Honduras para evitar el Dengue, pero que no logramos erradicar.

Y aunque la Chikungunya  (Chikunguña en español) no es mortal, debemos tomar las prevenciones en casa, oficinas y centros de trabajo, y sobre todo hacer que los más pequeños aprendan hábitos de limpieza y eviten el riesgo de ser víctima de estos virus que, desgraciadamente, llegan para quedarse.

Usar repelente, preferir la camisa manga larga, evitar que el agua se acumule en recipientes en el patio, terrazas, balcones, en macetas, botellas, envases o en llantas para que no se conviertan en criaderos de mosquitos, son algunas recomendaciones que debemos recordar siempre.

También es importante evitar acumular basura, y cuando  se le deje al basurero hacerlo  en bolsas plásticas cerradas y mantener los drones bien cerrados.

Si hay desagües revisarlos porque pueden tener el agua estancada y si es posible ponga tela metálica o mallas en ventanas y puertas, para disminuir el riesgo de contacto con este mosquito.

Hoy es un buen día para revisar la casa. Salgamos al patio para asegurarnos que no haya criaderos ni oportunidad de que se formen. Pero salgamos a limpiar en familia, enseñemos a nuestros hijos todas estas prevenciones porque si hemos convivido con el Dengue tantos años, está visto que ahora tendremos que capearnos también a la Chikungunya.