5 de agosto de 2013

Educar para la paz

Mi vida de arquitecta estuvo centrada en la educación y al jubilarme imaginé que ese rol era un capítulo finalizado en mi historia, cuando me instalé a vivir en San pedro Sula, Honduras, no me imaginé que el destino me tenía reservadas las mejores experiencias como educadora para mis años de jubilada. Si bien siempre estaré orgullosa de los proyectos educativos que tuve a cargo en Colombia y que pude sacar adelante con un equipo de trabajo de grandes valores humanos y de amplios conocimientos, todo ello fue camino para la extraordinaria experiencia educativa actual.

La vida quiso que en Honduras conociera a Ángela Stassano, arquitecta especializada en climatización pasiva de profesión, y educadora por pasión, misión y vocación, con quien, entre conversación y conversación de amigas, fuimos ideando un modelo de educación para la paz que hemos denominado EXPEID, Experiencia Educativa Integral y Divertida.

Nuestros principales puntos de partida fueron el entendimiento de que el ser humano es multidimensional, entre otros, físico, emocional, intelectual y de conciencia y que el desarrollo armónico de estas dimensiones corresponde a la plenitud del ser, además entender el imperativo de la educación donde aprender a ser, a hacer y a convivir en sostenibilidad en la sociedad planetaria, es un llamado del tiempo.

El modelo EXPEID lo hemos puesto en marcha en la realización de Talleres de Diseño y Construcción Tropical Bioclimática Sostenible, un espacio de complementación o actualización profesional en cuanto a estrategias de climatización pasiva para diseñar y construir edificaciones en el trópico húmedo con eficiencia energética y minimizando la huella ecológica del desarrollo citadino.

El Taller se realiza en una semana de inmersión total, donde se enseña-aprende de forma creativa y eminentemente experiencial, en estrecho contacto con la naturaleza del trópico húmedo exuberante, en una atmósfera de instalaciones climatizadas pasivamente, en una hacienda con una hermosa laguna en medio de la ciudad, en una colonia privada y segura, en aislamiento de la tecnología de comunicaciones (teléfonos móviles, internet, televisores etc.), y en una atmósfera humana y social de valores elevados: amor, confianza, respeto, cooperación, libertad, tolerancia, paz, felicidad, sencillez.

A la vez el Taller es un espacio de conocimiento y práctica de un estilo de vida saludable, un tiempo para eliminar el estrés y fortalecer aspectos emocionales que proporcionan bienestar individual y mejoran las habilidades de relación social, y finalmente es un retiro de crecimiento de conciencia.

Nuestro objetivo es formar seres plenos y armoniosos en su diario vivir: adecuado balance de respuestas entre lo físico, lo emocional, lo intelectual y lo de conciencia, para intervenciones profesionales de diseño y construcción en el trópico húmedo conscientes, adecuadas y sustentables a fin de mejorar condiciones y calidad de vida. Para cumplir el objetivo se buscan las siguientes metas:

Intelectualmente, comprender conceptos básicos, lineamientos y estrategias del Diseño y la Construcción Tropical Bioclimática Sostenible y aplicarlos eficientemente en un ejercicio profesional contextualizado.

Físicamente, vivenciar y valorar un estilo de vida sencillo, práctico, confortable, saludable, equilibrado, ecológico y sostenible, donde toda la vivencia ambienta positivamente el trabajo, el estudio y el crecimiento individual.

Emocionalmente, reforzar la auto observación para reconstruirse y transformarse expresando el sentido profundo de las relaciones que llevan a gestar nuevas formas de comprensión individual, del otro y de todos como comunidad.

En conciencia, fortalecer el auto-conocimiento y la valoración individual, y desarrollar las inteligencias de relación con uno mismo, con los demás y con la comprensión individual de lo trascendente.

El cómo se enseña-aprende es bien diverso, como la vida cuando es rica, plena y equilibrada, e incluye espacios que el agite de las rutinas de trabajo en las ciudades han hecho imposibles de disfrutar actualmente:

Intelectualmente, con conferencias y video conferencias en las mañanas, experimentando el conocimiento en prácticas en las tardes, comparando lo bioclimatizado con lo no bioclimatizado, diseñando proyectos y argumentando los diseños propuestos, elaborando maquetas y comprobando los resultados con el heliodón o simulador solar, realizando visitas a proyectos construidos bioclimaticamente y haciendo carreras de observación a través de ellos, realizando recorridos de observación de plantas y árboles del trópico húmedo.

Físicamente, bailando entre conferencia y conferencia a mitad de la mañana para relajar el cuerpo y la mente, caminando más de medio kilómetro entre el área de dormitorios y el área de cafetería y aulas de clase, en medio de una naturaleza diversa y colorida; descansando y durmiendo en contenedores metálicos bioclimatizados a la orilla de la laguna, bañándose en duchas a cielo abierto, comiendo sana y saludablemente ovo-lacto-vegetarianamente, y haciendo viajes de turismo nacional a las ruinas mayas de Copán.

Emocionalmente, eliminando el estrés al final de cada día mediante meditaciones activas y pasivas de Osho que limpian el cuerpo emocional y renuevan el ánimo. Observando las propias emociones, equilibrando los tiempos de acción y de reposo, sintiéndose apreciados, respetados, valorados, virtuosos, capaces de ejecutar acciones en beneficio propio y de los demás. Experimentando libertad, espontaneidad, disfrute y conexión con la naturaleza. Viviendo la experiencia del cine inspirador que presenta películas selectas al anochecer de cada día.

En conciencia, disfrutando el iniciar el día cultivando el ser interior mediante el silencio, el dialogo interno, la reflexión, el reconocimiento de los valores personales y de los compañeros. Usando el poder del pensamiento positivamente, como lo enseña la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris, para sembrar semillas de fortalecimiento de cualidades y de eliminación de debilidades personales a la vez que para compartir con el planeta vibraciones de paz. Conviviendo en armonía con responsabilidad, cooperación y buen humor, compartiendo apreciativamente experiencias de vida con los compañeros y generando nuevas amistades.

Los resultados no pueden ser más halagadores, hemos realizado cinco talleres entre fines de 2011 y la fecha, han asistido desde estudiantes muy jóvenes hasta profesionales muy veteranos y todos lo han disfrutado y han manifestado su gran satisfacción con el inusual esquema educativo al que alguien calificó con la frase costarricense: ¡Pura vida!, y en el que el certificado de participación incluye un compromiso personal de trabajar por la sostenibilidad del planeta.

Gracias a Dios por seguir dando sentido a mi vida en el tiempo de maestra jubilada realizando el mejor proyecto educativo con una gran amiga y entusiasta aventurera de la vida.

Para quien quiera ver fotos hay una galería de asistentes a los Talleres en:
http://techosverdes.net/es/arquitectura/paredes/index.html