17 de septiembre de 2009

¿Dirigirá un tico?

walter-quezada_full_nota_esp_sud2010Espero que por lo que voy a escribir a continuación no me impidan ingresar al estadio en el próximo partido de la Selección. ¿Por qué será que ya se conocen los árbitros que dirigirán los dos partidos que le faltan a México y a Costa Rica y los únicos tocapitos que no son del conocimiento público son los que conducirán los juegos Honduras-Estados Unidos y El Salvador-Honduras?

¿No será que mi sospecha manifestada el domingo pasado en 5 Deportivo de que el árbitro del 10 de octubre es de Costa Rica los está haciendo ocultar dicho nombramiento? ¿Estaremos a las puertas de otra designación que no corresponde por tratarse de Costa Rica, nuestro rival directo para evitar el repechaje, como ya sucedió con Marco Antonio Rodríguez de México el 12 de agosto?

Para resolver el problema de que personas con boleto comprado no pudieran ingresar al Estadio Olímpico de San Pedro Sula al partido Honduras-Estados Unidos el próximo 10 de octubre, como sucedió contra Trinidad el 5 de septiembre, las autoridades del fútbol hondureño deben instalar escáneres en las puertas de ingreso de cada localidad. Así, cuando un boleto se pase por la maquinita, automáticamente quedará descartado para volver a usarse y dicho pase permanecerá en poder del aficionado. Si él se lo da a otra persona para hacer trampa y permitirle entrar, dicha persona no podrá ingresar, ya que el sistema dirá que con ese boleto ya ingresó otro aficionado.Esto obligaría además a que los aficionados sólo pudieran adquirir sus boletos en lugares autorizados. No es un sistema caro y de hecho lo utilizan todas las tiendas grandes del mundo y algunas en Honduras, por ejemplo, los supermercados y las tiendas por departamento.

Tal vez no se les había ocurrido, si no lo entienden, avísenme y les recomiendo algún profesional que les puede implementar el mecanismo. Si lo quieren pensar y creen que hay poco tiempo, pueden impedir el acceso al perímetro del Estadio a personas que no porten boleto o carné, ya que así se evitará el trasiego de entradas ya utilizadas desde adentro hacia afuera. Las personas sin boleto deberían ingresar al recinto, ni siquiera a los estacionamientos.

Otro asunto es el color de los chipotes, que son los cilindros plásticos que la afición golpea para alentar a la Selección. Actualmente se usan los de colores naranja, que es el color de uno de los patrocinadores, y rojo, que es el color de otro colaborador de Fenafuth.

Con estas tonalidades de nada sirve que la afición vaya vestida de los colores de nuestro equipo, azul y blanco, porque prevalecen en las tribunas el naranja y el rojo, que es uno de los colores de Estados Unidos.

Recomiendo a los patrocinadores que los chipotes que usen el 10 de octubre sean blancos con letras azules en vez de naranjas o rojos. Rojo es el color de Canadá, Trinidad y Jamaica y el naranja los psicólogos lo asocian con depresión o algo muy diferente al éxito que pretendemos. Ellos pueden darles más detalles al respecto.

También deben editar una versión del Himno Nacional que dure el tiempo máximo permitido en competencias internacionales. Así nos evitaríamos lo que pasó en México, donde el 9 de septiembre simplemente lo cortaron cuando se cumplió el tiempo permitido. Esto siempre nos va a suceder cuando juguemos de visita y el 14 de octubre será en San Salvador.

Comentarios