BLOGS + Opinión de Salvador Datos de la Liga Nacional Posteado por Salvador Nasralla junio 10, 2011 a las 11:09pm

Los datos que mencionaré a continuación reflejan lo mal que está el fútbol profesional de nuestro país. Urge un cambio y en la asamblea que realizará la Liga Nacional en la última semana de este mes de junio deben tomar decisiones.

En los dos torneos 2010 – 2011 sumando el Apertura más el Clausura, asistió menos de medio millón de personas a los 192 partidos celebrados para un ridículo promedio de 2,550 aficionados por juego y después de los gastos de montaje, los diez equipos se repartieron por taquilla en total a través de todo el año la suma de 20 millones de lempiras.Estos promedios se verían peores si elimináramos los 8 partidos de semifinales y 4 de Gran Final que son los únicos que salvan económicamente a los que clasifican entre los cuatro primeros que normalmente son Olimpia, Motagua, Real España y Marathón.

Pero el Olimpia gasta al año aproximadamente Lps. 40 millones, Motagua Lps. 30 millones, Marathón y Real España Lps. 20 millones. Los más normales en sus gastos son Vida y Victoria que cuestan cada uno alrededor de Lps. 13 millones, mientras Necaxa y Platense gastan cerca de Lps. 9 millones al año. O sea que con las utilidades de taquilla de toda la Liga Nacional en un año, apenas se podría pagar a uno de los equipos sampedranos o a dos equipos de los puertos.

En estos Torneos que finalizaron el 15 de Mayo hubo 61 déficits o sea que de 3 partidos efectuados, en uno se perdió dinero, porque lo recaudado ni siquiera cubrió los gastos de montaje del espectáculo.

Hasta Olimpia, el más popular, tuvo partidos en los que perdió dinero.

El primer error lo cometieron al no reunirse al terminar el Torneo Clausura, cuando todo lo tienen fresco en sus mentes, y la segunda falla es que las personas que acuden a las asambleas en representación de los equipos, no reciben con antelación el Balance de lo realizado en los dos Torneos; se comete el error de entregarles los datos a los directivos de los clubes justo el día de la asamblea, por lo que nadie tiene tiempo para analizarlos y proponer soluciones que favorezcan a todos y les haga mejorar. El día de la reunión llegan todos con hambre y, apurados por regresar a sus casas, pueden firmar cualquier cosa que les pongan por delante. Así nacen los calendarios incongruentes con la realidad.

El próximo lunes en la columna que escribo en Diario Diez les haré un planteamiento actualizado de algunas reformas que les he propuesto desde hace muchos años en la televisión y en mis columnas, las cuales, desafortunadamente para nuestro fútbol, no han querido implementar.

 

TAGS