29 de abril de 2011

Delfines Sampedranos, orgullo de Honduras

“La natación es el medio, pero no el fin. Lo importante es que ustedes adquieran disciplina, compromiso y responsabilidad, compartan y se formen para que sean personas productivas en el futuro. Para que sean profesionales y le sirvan al país desde la trinchera que escojan”.

Las palabras del director técnico Leonardo González a sus nadadores durante el festejo por el título de campeón nacional de piscina corta en marzo pasado sintetizan lo que es Delfines Sampedranos: una organización con valores.

La piedra angular de este equipo, orgullo de Honduras y sobre todo de San Pedro Sula, la conforman González y su grupo de colaboradores, padres de familia que dedican parte de su tiempo a trasladar a sus hijos a la piscina, la junta directiva y por supuesto los nadadores, muchos de los cuales entrenan hasta seis horas diarias para darle gloria a este país.
Desde su fundación, el 22 de septiembre de 1993, Delfines se enfrentó a un sinfín de obstáculos que ha ido superando en forma valiente y organizada. Cuando nació, no tenía dónde entrenar, hoy posee la mejor instalación del país; se propuso darle a San Pedro Sula un equipo que le diera títulos nacionales y reinó durante una década ganando todos los campeonatos entre 2000 y 2009…

…Y luego la meta fue más allá: sacar la cara por el país y convertirse en el mejor club de natación de la historia centroamericana. Pensar o proponerse que se iba a lograr esa proeza en el año 2000, cuando aún no tenía ningún título, resultaba un disparate, excepto para Leonardo González y los directivos de aquel entonces.

En los inicios de este siglo, Delfines de Guatemala era el monarca del istmo con siete títulos y lo escoltaba Círculo Deportivo Internacional, CDI, de El Salvador, que contaba en su palmarés con cinco coronas y era el número uno del momento.

Pero llegó el 2000 y, con él, el salto de calidad. El centroamericano se realizó en la piscina del complejo olímpico de San Pedro Sula y recuerdo que esa crónica la titulé “A todo Napoleón le llega su Waterloo”. A partir de ahí, Delfines Sampedranos no tuvo rival y ganó un tricampeonato de 2000 a 2002; Goicochea de Costa Rica le cortó su dominio en 2003, pero de 2004 a 2008 obtuvo un pentacampeonato.

En 2009, Aquática de El Salvador se consagró en su país y un año después en Guatemala el orgullo de San Pedro Sula recobró su galardón. Hoy Delfines tiene otro reto: seguir con su dominio, tanto en el país como en la región. Tiene con qué. Tiene la visión, tiene la materia prima y los más capacitados para pulirla. Adelante, nueve veces campeón centroamericano. El presente y el futuro son tuyos. Seguí dándole orgullo a San Pedro Sula y a este país que urge de equipos con valores que sean ejemplo y le den títulos como tú.