BLOGS + Familia Razones para no seguir con su cónyuge Posteado por LPBlogsAdmin noviembre 21, 2009 a las 8:16pm

pareja

Pedronel González
TuFamilia@laprensa.hn

Estoy casada con mi pareja desde hace 10 años, pero ahora me estoy preguntando si valdrá la pena continuar con él, pues es un hombre que no me ha permitido superarme profesionalmente por miedo a que yo, según dice él, al terminar mi carrera lo deje por otro. Me podría decir ¿Cuáles son las razones para no seguir con mi cónyuge?

Un hombre que no permite que su mujer se auto-realice profesionalmente es inseguro y sencillamente quiere mantenerla atada por medio de la ignorancia, olvidándose que no existe nada que pueda amarrar el amor. Entre más cadenas se le pongan al amor, más escurridizo se hace y más pronto que nunca se escapara. Pues el amor muchas veces se va, por no dejarlo libre, como muy bien lo afirma Ricardo Arjona. Parece ser que éste es el caso de su esposo, quien se siente seguro al tener una mujer que no se ha superado profesionalmente y que por lo tanto tiene grandes probabilidades de depender de él.

Considero que lo peor que le puede pasar a una pareja es estar juntos por conveniencia y no por amor, porque la conveniencia se aguanta pero frustra y decepciona, pero el amor da sentido de vida y auto-realiza. Aunque el amor es libre, al amar hay que colocarle límites sanos, es decir, hacer una demarcación  realista más que romántica, esto incluye cuando se debe dar por terminada una relación, aunque exista amor hacia la otra persona. La clave no es “porque te amo, no te dejo”, sino “te dejo porque me amo”, “te amo pero como me haces daño, elijo dejarte”.

Recuerde que la única persona que nunca nos abandonará ni en las buenas, ni en las malas, soy yo mismo, por lo tanto, el primero en mi lista debo ser yo. Alguien podrá decirme, “pero usted está predicando el egoísmo”, no predico el individualismo, sino el amor hacia uno mismo, un amor sano y saludable, que me protege de todo aquél o aquélla que quiera dañarme. Mucha gente que anda predicando el amor al prójimo ha pasado por alto que amar al prójimo implica amarme a mí mismo, quien ama al prójimo sin amarse a sí mismo no está amando plenamente, sino que está llenando sus vacíos afectivos con un pseudo-amor. Tenga muy presente que la Biblia dice “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12, 31).

La mayoría de creyentes han puesto el énfasis en “amarás a tu prójimo” casi que olvidándose de la parte que dice “como a ti mismo”. Un amor que no empieza por si mismo aunque se disfrace de espiritualidad no es un amor verdadero. El psicólogo Walter Riso en su libro “los límites del amor” y el cual de paso le sugiero que lo adquiera y lo lea, dice que existen tres razones para no seguir con una persona, aunque llevemos muchos años de convivencia.

La primera razón es “cuando no te quieren”, recuerde que lo peor que una persona puede hacer es mendigar amor, suplicar amor es la peor de las humillaciones a la que una persona puede someterse. La segunda razón y parece ser que ése es su caso, es “cuando obstaculizan tu auto-realización, es decir, cuando no te permiten que muestres todo tu potencial. Naturalmente que en el desarrollo de su potencial hay que tener en cuenta que no sea destructivo, ni para usted, ni para los otros.

Pregúntese hoy: ¿cuál es su ideal del yo, su vocación, sus ambiciones, sus pasiones, sus gustos, sus sueños, sus proyectos de vida, sus metas? Si el amor de su vida le pide que renuncie a ser usted por satisfacerlo/a, considero que sería una pésima decisión el que usted renuncie a su realización por estar con él o ella, pues estaría pasando a una esclavitud en nombre del amor. A mi clínica llegan muchos pacientes que se han convertido en planetas que giran sin luz propia, alrededor del sol, que para unos puede ser el cónyuge, los hijos, la familia, los amigos, mientras “su sol”  permanece en el centro, ellos son felices, pero cuando “su sol”, deja de brillar o decide irse a brillar a otro lado, viene la depresión y en algunos casos hasta el suicidio. Lo peor que puede hacer una persona es olvidarse de vivir.

Una paciente al final de su primera sesión concluyó con lágrimas en sus ojos: “Licenciado, durante 50 años me olvidé de mí”, en su caso particular su esposo la había dejado después de haberle aguantado malos tratos. El haberse olvidado de ella, no le garantizó que su esposo permanecería junto a ella para toda la vida. La tercera razón para no seguir con una persona es “cuando vulneran tus principios o valores”. Basta con decir que el límite de lo negociable es la dignidad personal, es decir, no vale seguir amando a alguien cuando nuestra dignidad es pisoteada.

TAGS