21 de mayo de 2010

Las relaciones sexuales de pareja cada tres meses

pareja4

 

Por Manuel Orellana, Sicólogo clínico

Tengo 29 años y mi esposa 28, estamos casados desde hace 6 y hemos procreado un bebé de 3 años. Nuestra situación es la siguiente: con mi esposa rara vez tenemos intimidad, pasan hasta 3 meses y no tenemos nada. ¿Qué puedo hacer?

El deseo sexual inhibido se refiere al bajo nivel de interés sexual, en el cual una persona no comenzará ni responderá al deseo de actividad sexual en la pareja salvo momentos que estén promovidos por factores externos a la pareja, como por ejemplo estar solos en un lugar, observar una película con contenido erótico, la sobreestimulación visual entre ambos, como observarse desnudos, entre otros.
Dicha afección puede ser primaria, en la cual la persona nunca ha sentido mucho interés o deseo sexual o secundaria, en la cual la persona solía sentir deseo sexual, pero ya no lo tiene.
El deseo sexual inhibido puede estar relacionado con la pareja (la persona que lo padece está interesada en otras personas, pero no en su pareja) o puede ser general (la persona afectada no está interesada sexualmente en nadie) En la forma extrema de aversión sexual, la persona no sólo carece de deseo sexual, sino que también puede encontrar el sexo repugnante.
Algunas veces, el deseo sexual no está inhibido, sino que ambos compañeros tienen niveles de interés sexual diferentes, aunque sus niveles de interés están dentro del rango normal.
Alguien puede afirmar que su pareja presenta deseo sexual inhibido cuando, en realidad, esa persona tiene un deseo sexual hiperactivo y es muy exigente sexualmente, siendo la diferencia que el interés es hacia terceros.
Causas, incidencia y factores de riesgo: el deseo sexual inhibido es un trastorno sexual muy común y, con frecuencia, ocurre cuando uno de los miembros de la pareja no se siente parte o cercano al otro.
Entre los factores comunes se encuentran problemas de comunicación, falta de afecto, pugnas y conflictos de poder y la falta de tiempo para que la pareja pueda estar a solas. Por otra parte, el deseo sexual inhibido también puede ocurrir en personas que han tenido una educación sexual muy estricta durante la crianza, actitudes negativas hacia el sexo o experiencias sexuales traumáticas (como violación, incesto o abuso sexual).
Las enfermedades y algunos medicamentos también pueden contribuir a que se presente esta disfunción, en particular cuando producen fatiga, dolor o sensación general de malestar. La falta de ciertas hormonas a veces puede estar implicada. Las afecciones psicológicas, como la depresión y el estrés excesivo, pueden disminuir el interés sexual. Los cambios hormonales también pueden afectar la libido, no obstante, para la edad que ustedes tienen este factor es poco probable que ocurra.
Los factores que comúnmente se pasan por alto son, entre otros: insomnio o falta de sueño que pueden ocasionar fatiga. Este trastorno también puede estar asociado con otros problemas sexuales y, algunas veces, puede ser causado por éstos. Por ejemplo, la mujer que no es capaz de tener un orgasmo o que experimenta dolor en las relaciones sexuales, o el hombre que tiene problemas de erección (impotencia) o eyaculación precoz, puede perder interés en el sexo porque lo asocian con fracaso o no lo sienten bien.
Les aconsejo que acudan primero al psicólogo, ya que la edad de ustedes favorece a que desde el punto de vista de la relación de pareja y la comunicación no solamente verbal sino que gestual y por la energía física que tienen ambos se podría inferir que su pronostico de mejoría es alentador, pero no hay que dejar que sigan ocurriendo actitudes de falta de interés entre ustedes, pues más temprano que tarde también perderán la motivación a que continúe su relación de pareja.

Comentarios