14 de diciembre de 2014

Proteger a tu perro del frío

Es vital monitorear el estado físico de nuestras mascotas y Aprender a detectar si tienen frío o no. Debes estar muy atento cuando la temperatura baja para que puedas prevenir lesiones musculares, entumecimiento o principios de hipotermia.
Los síntomas:
Temblores.
Somnolencia.
Respiración lenta.
Rigidez muscular o movilidad lente y torpe.
Resequedad en la piel.
1424389_10154940344540002_5911644585852220800_n
En caso de que tu perro presente algunos de estos síntomas estando fuera de casa, es imperativo que lo lleves a un lugar cálido y lo cubras con una cobija. Si has notado que tiene alguna parte entumida, dale un masaje suave para que le ayudes a calentar y regular la circulación del cuerpo. Si los sí¬ntomas perduran y los temblores empeoran, es necesario llevarlo al veterinario de inmediato, pues podrí¬a tratarse de algo grave.
Infórmate sobre la particular susceptibilidad al frío que tiene su raza. Algunas razas de perros son más propensas al frío, mientras que otras se adaptan extremadamente bien al invierno:
Provee un refugio apropiado. Lo mejor sería que tu perro permaneciera dentro de la casa durante todo el invierno y que solo salga para hacer ejercicio y sus necesidades.
Asegúrate de que el lugar donde duermen esté caliente y bien posicionado. El sitio donde duermen los perros es importante para protegerlos del frío durante el invierno. Si tus perros duermen en el piso o en algún otro sitio con corrientes de aire, coloca la cama en un lugar por encima del nivel del piso. Una cama hecha a medida con relleno acolchado, mantas y ropa vieja puede ser una cama caliente y confortable.
Si tienes un perro viejo y con artritis, ponle una cama con calefacción.
Limpia y cambia la ropa de cama con regularidad para evitar las pulgas, los gérmenes y el caos.
Usa determinadas ropas con determinados perros y en determinadas situaciones. La ropa para perros puede ayudar a protegerlos frío del invierno, en especial a los perros pequeños o falderos, perros que no tienen pelo largo y perros viejos o enfermos.

Cepilla bien al perro. No cortes ni rasures el pelo del perro, ya que su todo su grueso pelaje es su fuente de calor durante el invierno. Es importante mantener un buen régimen de aseo y cuidado mientras dure el invierno, ya que el pelo enmarañado es menos eficiente y deja pasar la nieve y la lluvia fría.
Realiza caminatas cortas cuando el clima sea frío en extremo. No lleves al perro a dar paseos tan largos como cuando el clima era más cálido.

No alimentes en exceso al perro. Si bien es importante comer bien y con regularidad durante los meses de frío para mantener la energía y el calor, no es necesario incrementar la cantidad de comida si el perro permanece dentro de la casa. Si lo haces, puedes hacer que tu perro tenga sobrepeso.
Protege a tu perro de las enfermedades de invierno. Al igual que los humanos, los perros se pueden enfermar durante los meses de invierno, sobre todo debido al frío o a las condiciones climáticas de esta época. Los principales problemas que esto puede producir son infecciones respiratorias en climas húmedos, el congelamiento, y el consumo de sustancias toxicas.
Báñalo con menos frecuencia, como máximo una vez a la semana. Esto te ayudará a protegerlos contra los resfriados severos. De ser necesario, dale un baño rápido con agua caliente y seca al perro lo más rápido que puedas.