22 de abril de 2015

¿Cómo hacer para que no me nieguen la visa en reiteradas ocasiones?

Pregunta

Hace dos meses, por quinta vez mi esposo se presentó a sus oficinas a solicitar la visa y por quinta vez fue negada. ¿Cuál fue la respuesta de negación? El señor que lo atendió le dijo que “tiene dudas sobre el motivo del viaje”. ¿Cómo ustedes tienen la capacidad de saber cuáles son las intenciones del corazón de alguien?

Mi esposo presentó pruebas de cuáles son los motivos de viaje, incluyendo una carta de invitación que indicó que va a viajar a un seminario de liderazgo por 24 días. También presentó pruebas de que tiene estabilidad económica aquí en Honduras, que trabaja, que está casado, que tenemos una hija y que yo tengo trabajo también. ¿Que más puede presentar? Mucha gente llega ahí sin presentar nada y a ellos sí se las aprueban.

Respuesta

Por cualquier razón, el Cónsul está en su derecho de tener dudas de que su esposo regresará a Honduras después de una visita corta. Si a su esposo le fue denegada la visa por cinco veces y por cinco Cónsules en un corto tiempo, eso significa que su pareja necesita mejorar su situación en Honduras, y normalmente eso toma tiempo, hasta años en la mayoría de los casos.

Sin embargo, él puede intentar de nuevo en cualquier momento, solicitar la visa pero después de tantas denegaciones no es aconsejable.

Respecto a los documentos que debe presentar, no hay ninguno en específico. Pero, sí necesita asegurar que tiene razones suficientes para regresar a su país, especialmente porque mucha gente tiene familia y trabajo, etc. Esto se pide porque existen personas que van a trabajar ilegalmente por unos meses o se quedan en los Estados Unidos con visa de turista. Practicamente es como que piden una visa para tomar un viaje y quedarse ilegalmente en Estados Unidos.

Entonces, los solicitantes que califican para visas limitadas necesitan borrar cualquier duda de la mente del Oficial Consular.

Por otro lado, sí aprobamos visas en casos de personas que no traen papeles a la entrevista, pero sabemos porque lo hacemos. Nosotros tratamos a cada persona y cada situación de una manera diferente. Tal es el ejemplo, no miramos muchas veces estrictamente los papeles de los niños (excepto las partidas de nacimiento y a veces la escuela que asisten), ni tampoco en casos de algunos de la tercera edad. Pero, siempre es mejor traer la documentación para evitar dudas si el/la Cónsul la pide.